El orgasmo de los post-its o por qué innovar no es fácil (aunque todos te digan lo contrario)