El primer paso imprescindible para conseguir una cultura innovadora