La innovación es el penúltimo mantra.

El santo grial que nos sacará de la crisis.

La piedra filosofal que convertirá en euros todos los nuevos productos de las empresas.

Todo el mundo habla de innovar (y emprender)

Todos necesitan innovar.

Pero pocos saben cómo.

Y lo peor, muchísimos no están convencidos realmente de que quieran innovar.

 

Las tendencias actuales en innovación

¿Por qué necesitas innovar?

En un mundo acelerado, en el que las cosas pasan cada vez más rápido, innovar te permite adaptarte a los cambios del escenario.

Tener cintura, cambiar, adaptarte y mantenerte en el mercado mejor que tu competencia.

Piensa que muy pocas de las empresas líderes de los años 90 son ahora líder en su mercado.

El motivo principal es la velocidad de los cambios.

Internet tiene gran parte de la culpa. La conexión y establecimiento de redes entre personas está poniendo en jaque al status quo y las marcas.

En los 90, un estudio de mercado era útil para saber si un nuevo producto iba a funcionar o no el mercado. Pero eso ya no sirve. Los planes de negocio están muertos y las metodologías ágiles están ganando cada vez más adeptos.

Para mí las tres grandes tendencias que empujan a las empresas a innovar son:

  • El tiempo de vida de los productos se está acortando.

En una combinación entre la “obsolescencia programada” y los comportamientos del consumidor, que lo quiere todo para ya y siempre apuesta por lo nuevo.

La disponibilidad de información por parte del consumidor a través de la red para comparar y buscar siempre nuevas soluciones a sus problemas lleva a las empresas a innovar continuamente en productos y servicios

  • La presión en costes continua

Esta situación obliga a cualquier organización a plantearse continuamente sus procesos de producción para ser más eficiente.

Porque gracias a Internet, cualquier empresa puede encontrar centros operativos para sus productos y servicios en países con bajos costes y competir con cualquier multinacional.

  • Los nuevos modelos de negocio

Están cambiando sectores tradicionales, como el taxi, los apartamentos turísticos, el comercio o los servicios profesionales.

Internet de nuevo es el responsable. Pero también el empuje de la generación de los millenials, que apuestan por un modelo de consumo diferente, basado en el uso y no la propiedad. De nuevo, un motivo de peso para innovar en la propuesta de valor de la organización.

Esta velocidad es la que está favoreciendo que las empresas apuesten cada vez más por metodologías ágiles de innovación, como Design Thinking o Lean Start-up.

Si te interesa conocer cuál es la situación de la innovación empresarial en el mundo, periódicamente publico posts que analizan el momento en el que nos encontramos, de forma clara, sencilla y entendible.

Aquí tienes un breve repaso en 5 minutos para saber cómo está el mundo de la innovación emrpesarial

 

Mi visión sobre la innovación empresarial

Mis ideas acerca de la innovación son mías. Puedes compartirlas o no, pero son las que son.

Aquí tienes algunas ideas acerca de la innovación empresarial.

  • Una empresa es innovadora cuando apuesta decididamente y de forma continua por la innovación. No cuando realiza el mega proyecto de innovación.
  • La innovación se está convirtiendo en un mito lejano. Se hace compleja y yo creo que no es así. Trabajo para simplificarla. Me gusta desmontar las mentiras que rondan sobre la innovación para hacerla accesible a muchas empresas.
  • Creo que cualquier empresa puede innovar, es solo cuestión de actitud y metodología.
  • He tenido la suerte de trabajar con pequeños emprendedores con la oficina en su casa, pymes, empresas líderes en mercados locales y multinacionales que cotizan en bolsa. Al final, las herramientas son las mismas, es un tema de escala. Pero la actitud debe existir siempre y eso es una decisión personal.
  • Que en España solo 4 de cada 1000 empresas apuesten de forman seria por la innovación me parece poquísimo para cambiar el sistema productivo.
  • Las ayudas públicas a la innovación están bien, porque incentivan acciones y proyectos tractores. Pero las ayudas por sí solas no convierten a una empresa en innovadora.
  • Apostar por la innovación abierta y la colaboración entre empresas y organizaciones para innovar no solo es interesante, sino necesario. Pero elige bien con quien lo haces.
  • Los centros tecnológicos y universidades son los aliados naturales de las empresas en proyectos innovadores. Pero deben hacer esfuerzos para aprender y hablar el mismo idioma que las empresas.
  • Los territorios deben apostar por la especialización. Y en esto, la estrategia RIS 3 europea es muy interesante. Dedícate a lo que mejor sabes hacer y profundiza en ello. Deja las modas y céntrate en generar riqueza.

Únete a más de 1.200 innovadores y recibe tácticas y herramientas para un mayor impacto de la innovación