Carta a un CEO cualquiera: Lo que tus innovadores no se atreven a decirte a la cara