up arrow

El caso de innovación tecnológica que nos cambiará la vida

No he podido evitarlo

Hace unos días se ha producido el último caso de innovación tecnológica

Dentro de la 3ª o 4ª revolución industrial que estamos viviendo

Así que quiero compartir contigo mi punto de vista

Y sobre todo, ver qué podemos aprender tú y yo de todo esto.

El caso de innovación tecnológica portada en todos los periódicos 

Supongo que lo sabrás

Amazon ha lanzado su supermercado de productos “secos” en España.

Esto incluye todo el catálogo de alimentos envasados, perfumería y droguería que se vende en cualquier supermercado.

Misil directo a las posiciones de la gran distribución: Mercadona, El Corte Inglés y compañía.

Mi mujer ya ha entrado a ver a cuánto están los pañales en Amazon, respecto a Carrefour o Mercadona.

Y de momento la cosa está pareja.

Yo apuesto a que en un par de semanas haremos un pedido para experimentar.

Yo me considero “heavy user” de Amazon y en general de la compra online.

Quizás porque me dedico a esto de la innovación.

Yo también vendo mis servicios por internet.

Y me gusta probar el último ejemplo caso de innovación tecnológica.

Que el mayor portal de venta online del mundo decida entrar en el supermercado tradicional no es un aviso.

Es un hecho.

Y esto es innovación disruptiva 100%.

Decía en otro artículo, a partir de un estudio de Clayton Christensen, que la disrupción en cualquier industria no se produce de la noche a la mañana.

Pero sí que se identifican movimientos, que te pueden permitir olfatear cuando estás ante un caso de innovación tecnológica importante, que puede generar una disrupción en la industria.

Y cuando eso pase, prepárate a correr.

 

El encaje perfecto problema – solución

Cuando te enfrentes a madurar una idea innovadora, la fase de descubrimiento de clientes se resume en un concepto:

Encontrar el encaje entre el problema de tus clientes y la solución que propones.

Y cuando mayor sea tu propuesta innovadora, más importante es descubrir ese encaje lo antes posible.

Para no tirar el dinero a la basura (y de paso, poner en peligro tu puesto de trabajo)

Vamos a revisar cómo ha conseguido Amazon este encaje perfecto.

#1 Entender al cliente mejor que nadie. O lo siguiente

Si alguien sabe cuáles son las preferencias de compra de las personas es Amazon.

La ingente cantidad de datos que tienen almacenados sobre visitas, compras, perfiles de compra, recomendaciones, les hace insuperables.

Seguro que han utilizado tecnologías de Big Data para identificar patrones de compra ocultos que les ha ayudado a tomar la decisión.

He tenido la suerte de participar en varios proyectos relacionados con el retail de gran consumo y en todos aplicamos el mapa de empatía para analizar los usuarios.

Y en todos los casos, encontramos un perfil de persona, urbanita, pareja joven, con dos trabajos, que no le gusta ir a comprar (niños por el suelo, no tiene tiempo, carreras con el carrito porque no llegas, odia las colas….) y que compra por Internet.

¿Te suena?

Puedes ser incluso tú.

Yo mismo me identifico en el perfil.

Y quiénes son los mayores compradores de Amazon?

Pues precisamente este tipo de personas.

Blanco y en botella.

Para cerrar el círculo, la venta online en España ha crecido a ritmos de más del 10% en años de crisis.

Y de esto sabe mucho Amazon.

#2 Propuesta de valor centrada en el usuario

La propuesta de valor de Amazon es sencilla:

todo lo que quieras en un solo click.

En su portal puedes comprar desde los clásicos libros y discos hasta ropa de seguridad laboral o una impresora 3D.

Si analizamos la propuesta de valor de Amazon, yo me quedaría con tres factores de éxito, que nadie ha sido capaz de imitar.

Todos basados en la innovación tecnológica:

  • Catálogo infinito

En Amazon puedes encontrar lo que quieras. 24 horas, 365 días al año.

Sin descanso.

Desde el libro más raro al juguete que se ha acabado en las tiendas y tu hija llora desconsolada por él.

Da igual.

53 millones de referencias.

Para soportar eso, necesitas un sistema informático de ciencia ficción (y eso es innovación tecnológica)

Así que añadir las 5000 referencias de supermercado que a 3 de octubre de 2015 han incorporado, parece poca cosa.

  •  Experiencia de compra genial

Si has comprado en Amazon lo sabes.

La experiencia es simple, sencilla. Menos de 5 segundos y ya está.

Porque en Internet el tiempo es oro.

Ya te habrás encargado tú de buscar lo que quieras y comparar.

Pero el carrito de la compra tiene que se instantáneo.

Para que no te lo pienses.

Además, su sistema de referencias y comentarios fomenta la compra social.

¿Has mirado alguna vez los comentarios antes de comprar un libro o un juguete?

Las marcas de gran consumo ya han puesto productos en prueba en el supermercado de Amazon, porque quizás convenza más que su lineal físico en Mercadona o Carrefour.

Y encima sin pasar por el aro de la negociación comercial de lineales.

Para el perfil de personas del que hemos hablado (tú y yo), poder hacer la compra en 5 minutos es un lujo por el que están (estamos) dispuestos a pagar 7 € de gastos de envío.

Porque una hora de nuestro tiempo vale mucho más que esos 7 puñeteros euros.

  • Cumplimiento de la promesa

Quizás lo más complicado.

Este es el auténtico reto al que se enfrenta el último caso de innovación tecnológica de Amazon.

Porque si un libro o un disco te llega un par de días tarde, no pasa nada.

Pero si te quedas sin pañales o sin leche porque no ha llegado el pedido, te vas a cabrear mucho.

Eso Amazon lo sabe.

Por están aplicando su filosofía de desarrollo y validación.

Han lanzado una beta y lo dicen claramente.

No se han atrevido con la alimentación fresca, que requiere una logística diferente y compleja, para que el producto no se ponga malo.

Aunque en California llevan meses prestando el servicio de fresco y analizando datos.

Están en modo “experimento”, viendo qué tal sale.

Pero, como dice Enrique Dans, todo se andará.

En estos experimentos, se han puesto plazos de entrega razonables: 48 horas fuera de la Comunidad de Madrid, que es donde tienen su centro logístico (bueno, en Guadalajara, pero es casi lo mismo).

Con un número de referencias también manejable (por ejemplo, Mercadona trabaja com 9.000 y casi sin marcas)

Mientras van testando la respuesta y afinando los procesos para gestionar todos los pedidos que les llegan a su juguete enorme robotizado en su centro logístico (más innovación tecnológica).

O sus nuevas soluciones de «reparto personal» o Amazon Flex.

 

Y después de todo esto, ¿a mí qué?

Aquí van mis reflexiones de qué puedes aprender de este ejemplo de innovación tecnológica y aplicarlo en tu empresa:

  • Conoce a tus clientes mejor que a tu pareja.

Sólo así podrás identificar tendencias y patrones que ni ellos mismos conocen.

Utiliza big data, perfiles sociales, observación, lo que quieras. Pero hazlo.

  • Aprovecha tus clientes.

Tus clientes actuales, ¿necesitan más productos y servicios de una industria paralela a la tuya?

Un ejemplo sencillo: Si fabricas productos alimentarios, ¿tus clientes valorarían un servicio de restaurante propio o venta a domicilio? ¿Valorarían que vendieras utensilios de cocina o mesas de comedor?

  • No pienses solo en el cliente que te compra.

Piensa también en quien no te compra!

  • Internet te permite vender cualquier cosa.

Quizás en tu sector aún no ha llegado, pero queda poco.

Yo mismo vendo servicios de asesoramiento y mentoring por Internet.

O piensa en el portal Alibabá, el gran zoco del mundo.

  • Valida antes de lanzarte.

Prueba, analiza, aprende y vuelve a probar. Itera constantemente con soluciones

Porque la innovación disruptiva que realmente impacta, nos cambia la vida. Piensa en itunes, Internet, Google, iphone….Y este caso de innovación tecnológica parece que lo va a hacer.

¿Cómo ha cambiado la vida de tus clientes tus últimas innovaciones? ¿O sólo ha sido precio?

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.