up arrow

Estamos solos para crear una cultura innovadora. Y lo sabes

Crear una cultura innovadora mola

Que te reconozcan porque tu empresa sea como Google, es genial

Pero claro, el día a día está lleno de trampas

Sobre todo, si la empresa ya tiene unos años

Ha construido una forma de hacer, unos hábitos, unas manías

Una cultura

Y en el 99% de los casos, esa cultura está centrada en la eficiencia

Hoy te voy a hablar de emociones

De lo que he sentido y he visto sentir a otros profesionales como tú en proyectos de cultura innovadora

Los nombres que verás son ficticios, pero las conversaciones y situaciones son reales.

 

La primera barrera, en casa

En un viaje hace poco hablaba en Madrid con Teresa y Toni, directores de innovación de grandes empresas sobre las cagadas que cometemos en esto de proyectos de innovación.

Resulta que en los últimos años nos hemos emocionado con la transformación digital y el intraemprendimiento.

Como si fueran la poción mágica de Panoramix que nos iba a permitir darle una paliza a los romanos (o sea la competencia)

Resistir ahora y siempre al invasor

Y aunque fueron dos cafés por separado, estábamos de acuerdo que el 98% de los directivos no entendían estos procesos

¿Transformación digital?

Meter un montón de apps, programas, big data y yo-que-sé-más y que lo hagan los de Informática o la súper consultora de turno

¿Intraemprendimiento?

Hacer un par de hackatones, que salgamos en prensa y redes sociales, como que somos innovadores y nos acercamos a los millenial.

Jóder!

NO HEMOS ENTENDIDO NADA

Nos centramos en las herramientas y no en las personas.

Pero además están las guerras internas

Lucía, otra directiva, me contaba que llevaba casi un año peleando con los directivos de los departamentos para crear un equipo de intraemprendedores.

Tienes a los trolls dentro de casa

Frustración.

 

Cuando el Comité de Dirección no se lo cree

Tus jefes, el CEO, el Comité de Dirección, están preocupados por el día a día y no por explorar el futuro.

¿Y sabes por qué?

Porque no les han enseñado.

Son muy buenos en habilidades de ejecución (gestión en entornos conocidos), pero malísimos en habilidades de exploración (las que tienen los innovadores)

Dice Clayton Christensen que el 80% de los directivos no tienen El ADN del innovador, y por tanto no están preparados para explorar y gestionar en entornos de incertidumbre.

Entonces, ¿cómo van a crear una cultura innovadora si ellos no lo son?

Porque lo han leído, pero no se lo acaban de creer.

¿Postureo?

Lo hacen con su mejor intención, pero….

….Tienen miedo

A quedarse atrás.

A tomar malas decisiones.

Crear una cultura innovadora es el objetivo final de un responsable de innovación.

Se trata de garantizar el futuro de la organización.

Introducir la innovación en el ADN de la empresa

Pero el problema es que el Comité de Dirección no se lo cree.

Te lo han encargado.

Tú lo tienes claro

Pero te han dejado sol@.

Y estás triste

 

5 implicaciones para ti (de verdad) que supone crear una cultura innovadora

Te han colocado el marrón del proyecto de cultura innovadora.

O de transformación digital, que ahora es lo mismo

Incluso de intremprendimiento

Llevo unos cuantos proyectos encima para ayudar a crear una cultura innovadora en las empresas y he visto y sufrido unas cuantas cosas.

Emocionalmente lleva mucho desgaste

Acabamos rajando en los cafés

Sacamos todos nuestros miedos y furia.

Incluso nuestra tristeza, disfrazada de frustración y enfados

Porque he visto que casi siempre empezamos la casa por el tejado

Los Directivos quieren resultados rápidos, pero es muy complejo de demostrar que estás avanzando.

Existe un miedo brutal de tus compañeros al cambio, a qué va a suponer para mí todo esto….

Y tú tienes que llevarlo adelante.

Prepárate porque vienen curvas. Vas a necesitar todas estas cosas:

  • Capacidad de esfuerzo

Trabajar muchas muchas muchas horas.

Enfrentarte a mucha mucha gente, que se siente cómodo en la situación actual, pero no ve más allá.

Gestionar el cambio y las actitudes de las personas

Conflictos y cabreos

Noches sin dormir

  • Humildad para aprender

Estar dispuesto a admitir con humildad que no lo sabemos todo.

Que necesitamos a los demás para aprender de ellos: clientes, proveedores, socios, compañeros.

A preguntarnos continuamente por qué las cosas son como son y no dar nada por supuesto

A exponer nuestras ideas lo antes posible al mercado, para ver si tiene sentido lo que hacemos o no.

Y ser humildes admitiendo que en la inmensa mayoría de las veces, nuestra idea no la querrá nadie.

  • Resiliencia para rectificar y seguir

No conozco ninguna idea innovadora que se haya implantado tal y como salió de la cabeza de alguien.

Más aún. En el libro The Innovator’s Method explican estudios que demuestran que las ideas rompedoras necesitan entre 3 y 7 pivotes o cambios.

Paypal pasó por 5 hasta ser lo que es ahora.

Tenemos que prototipar, experimentar, tomar datos, rectificar, mejorar y seguir

  • Asumir riesgos

Tomar decisiones, sabiendo que no tienes toda la información disponible.

Bienvenido a la era de la incertidumbre

Conseguir un equilibrio entre las ideas que te darán resultados a corto plazo y las que, con mucha probabilidad, no funcionarán, pero como salgan….pfff…

  • Aguantar la soledad

Quizás te pasa.

Te sientes sol@.

No respaldado por tus jefes. Sufriendo zancadillas de los trolls de la innovación, que no quieren que cambien las cosas.

Luchando contra molinos, convertidos en gigantes.

Pero recuerda no estás sol@.

 

El largo camino para crear la cultura innovadora

Alberto me contaba que estaba cansado de perseguir a los compañeros para que realizaran las tareas de los proyectos de cambio.

Que además se ha diseñado en una oficina, quizás por una consultora buenísima

Es agotador.

Porque crear una cultura innovadora no va de poner toboganes, quitarnos la corbata o hacer un concurso de ideas.

Es un proceso de gestión del cambio

Y el cambio, en los adultos, es un proceso doloroso

Tienes que desaprender, olvidar tus hábitos y aprender otros nuevos

No nos gusta cambiar

Es así

Nos lo tienen que poner fácil.

En varios estudios se habla de que las claves para crear una cultura innovadora son el liderazgo y contar con modelos y herramientas ágiles, para ir dando pequeños pasos hacia adelante.

Puedes leer aquí varios de ellos en el blog.

Lo que un antiguo directivo me decía paso corto y vista larga.

Quizás los temas que están en el cetro de Innolandia.es

Si recuerdas, en el estudio de barreras de innovación de Innolandia.es, las dos primeras barreras tienen que ver con la resistencia al cambio y la falta de apoyo del liderazgo.

Las personas no innovan porque no se lo creen (liderazgo) ni tienen las condiciones para hacerlo (resistencia al cambio).

Ya sabes, las condiciones básicas: espacio, tiempo e incentivos.

Pero no es sólo eso

En este post de 1200 palabras, «persona» aparece 6 veces

Suficiente para la ser la palabra clave del post

 

Somos muchos los profesionales de la innovación que tenemos claro que innovar no es fácil.

Y crear una cultura innovadora menos

Sin embargo para mí y seguramente para tí, es apasionante.

Hay mucho trabajo que hacer. Y no todo es post-its.

Creo de verdad que merece la pena.

Aunque suponga enfrentarnos a los trolls todos los días.

Pero con buena cara 😉

Si tú también eres un apasionado de la innovación, comparte el post en las redes sociales.

Escribe un comentario

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.

2 comentarios