Innovar en modelos de negocio (II): La identidad estratégica