La culpa es del jefe. Ha roto la cultura innovadora