La delgada línea entre el fracaso y el éxito en innovación