¿Realmente necesitas un consultor de innovación?