¿Se puede innovar en remoto?