El síndrome del gestor de marrones y los recursos para innovar