La disrupción y los proyectos suicidas